NUEVOS ENFOQUES PARA EL TEATRO EN LA EDUCACIÓN

“La persona mediocre mira sin ver, escucha sin oír, toca sin sentir, se mueve sin tener conciencia física, y habla sin pensar.”    Leonardo Da Vinci

María Balibrea · Ilustradora

UN NUEVO ENFOQUE PARA EL TEATRO EN LA EDUCACIÓN

Afortunadamente en todos los ámbitos de la creatividad, ya se refieran al teatro, como a la educación, no existen fórmulas preestablecidas, que garanticen el éxito del proyecto, y esto por variadas razones a parte de las sugeridas en la cita de Leonardo Da Vinci. En primer lugar, porque en la educación, como en la vida, es el camino lo que da sentido a lo que hagamos. Es decir, el proceso que cada uno individual y colectivamente desarrolla es aquello que transciende y lo que le confiere sentido auténtico al proyecto planteado. En segundo, porque debemos reclamar tanto para la educación como para el teatro una conciencia y un compromiso para no olvidar que la generosidad es imprescindible en cada nuevo proceso de enseñanza-aprendizaje que empecemos.

Como docentes de arte dramático, somos corredores de fondo que saben que no hay recompensa a corto plazo. De manera que mayor será la alegría cuando veamos florecer un proyecto de teatro educativo por el que nadie apostaba. Además, aunque esto no nos garanticen el éxito, debemos contar con la experiencia de otros que lo intentaron. Pero sobre todo nos debemos basar en el buen hacer de aquellos que han ofrecido buenas prácticas.

Los equipos educativos se tienen que atrever a romper los muros y convertir los institutos en auténticas casas de cultura con espacios de exposición, con espacios escénicos en los que se representen metáforas de los problemas que acucien a la comunidad educativa y su entorno, con foros auténticos en el que se debatan los problemas que afecten al colectivo, con una biblioteca donde funcionen los grupos de lectura, y por último con un espacio de encuentro para el ocio cultural. Unos centros de cultura y conocimiento en los que el profesorado funcione como catalizador. Es decir, estaríamos hablando de la figura docente como un ‘artista pedagogo’ que ejercería las funciones de facilitador, líder pedagógico, coach del colectivo, mentor, maestro, amigo, dinamizador, organizador del juego, creador de comunidades de aprendizaje virtuales, etc.

¿TE ATREVES  a dar un giro o ya trabajáis así en vuestro centro? ? Cuéntanoslo por favor¡¡

Date una vuelta  por las páginas de este sitio web: · OTROS ESCENARIOS para el teatro · Teatro para el CAMBIO PERSONAL. Dramaterapia · Teatro para el CAMBIO con ANCIANOS · Dramaterapia y Neuroterapia · Teatro para el CAMBIO en la EDUCACIÓN · Nuevos enfoques · Teatro para el CAMBIO en las ORGANIZACIONES

¡¡¡¡ Vamos charlando !!!!

Anuncios

Estaríamos encantados de que nos comentases tus impresiones y poder charlar entre todos ¡¡¡

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s